Cenador

Blog de empresas y negocios relacionados con los nuevos emprendedores.

Las administraciones públicas tienen que promover este oficio

Written By: admin - • •

Vemos trabajos que casi no se ven en la sociedad occidental, es muy extraño que demos con personas que manipulen la marga, la aleación o incluso la envoltura del alcornoque sin agregar diversos elementos que llegan a modificar su estructura congénita.

Vamos a indagar sobre el oficio de utilizar el barro con el propósito de hacer piezas con decoraciones maravillosas. Y naturalmente a través de la artesanía conocemos el nivel cultural de un país, sus recursos económicos, su elegancia además de las redes comerciales que mantiene con otros países.

La arcilla es una materia que no presenta vida órganica de azulejeria personalizadas y sus singularidades son realmente la fortaleza y su firmeza ante las elevadas temperaturas, la brisa o el agua. Los individuos que vivían en el planeta hace siglos conocían todas estas propiedades y por tanto manipulaban la marga a la hora de fabricar los jarrones. Y por supuesto el barro no transmite la corriente y además no se altera a la hora de utilizar compuestos químicos.

La cerámica artística es realmente dar forma y hornear la terracota decorando seguidamente la jarra.

En libia aún tienen técnicas caseras. Para comenzar combinan la terracota con agua y posteriormente modelan el objeto que consideran. El decorado de la artesanía de Marruecos combina la grafía islamita con motivos naturales y además elementos armónicos manteniendo la naturalidad. En los talleres de Argel aún se lleva de un sito a otro el fango con un alto grado de humedad y luego ponen la pieza a secar unas 52 horas. Después de secarse se divide en trozos pequeños que se introducen en agua y seguidamente se alisa la mezcla.

Cuando hacen los cántaros, los alfareros muestran su creatividad y soltura. Esas figuras se ponen luego a cocer para que se solidifiquen. Los dispositivos de carteleria rustica para el secado tienen distintos formatos, en Libia suelen ser en forma de cono y se componen de 2 partes, una que calienta el combustible y además la cámara en donde se meten los pucheros. En esta cámara se suelen amontonar las ollas durante seis horas y media llegando a alcanzar los 900 grados, tienen que introducir las jarras con delicadeza dado que es preciso que se calienten por todos los lados.

El esmaltado y la tonalidad son claves a la hora de saber de donde proviene la olla, porque tenemos costumbres instauradas que permanecen con los años y por supuesto marcan la diferencia entre unas ánforas y otras.

En rabat tras hornear el cántaro se le da un barniz blanquecino y posteriormente se le da esmalte amarillento o también azulado y naturalmente se mete en el horno de nuevo.

Las administraciones públicas tienen que promover este oficio con el propósito de que se siga llevando a cabo puesto que es realmente una ocupación de hace muchos años y también tiene salida comercial hoy día.

Las personas tratan de encontrar presentes especiales y naturalmente una buena alternativa sería personalizar una pieza de cerámica con los colores que sean de nuestro agrado o también añadirle alguna nota.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.